“Mishasho”: mi primera novela

mishasho_7299_EmZMJYvy

Portada de “Mishasho”

    Dicen que los hombres no parimos. Es mentira. Alguna vez lo he hecho, pero con algo menos de dosis de paciencia de por medio. Este parto, el primero en su especie fue de dos años casi justos, y para el alumbramiento tuvieron que pasar casi dos años más. Es lo que tiene ser un pejiguera.

    Uno escribe por necesidad, y no económica quiero decir, sino de estar delante de una pantalla de ordenador (con lo bien que quedaba lo del papel) y ponerse a transcribir ideas lo mejor que uno puede y luego poder compartirlas. Cierto que hasta Dickens escribía a veces para sacar unas pelillas (sus cuentos para las navidades), aunque no lo precisara, desde luego; o Faulkner, que se puso con “Santuario” para ver si se lo publicaban y poder dedicarse luego a alguna obrilla más seria. Incluso rompió casi todos sus principios y finales personales cediendo a hacer cambios de todo calado y lugar para conseguir su objetivo.

    Lo mismo yo soy más porculero que Faulkner, porque no me plego, y eso tienes sus inconvenientes. He odiado siempre nada cordialmente el mundo editorial y sus derechos sobre el autor (no de autor), así que empecé con esperanzas mandando el manuscrito a editoriales independientes y/o alternativas, o eso decían algunas. Pero, bien porque no tienen tanta posibilidad de ampliar catálogo como las gordas y sebosas bien porque no eran tan alternativas como gustaban de venderse, las mandé a todas al garete y guardé el manuscrito en el cajón de los olvidos. Queda mejor esa expresión que decir en una de las carpetas personales del home del ordenador. Sigue leyendo

Anuncios

“El Camino es andar”

Por caminos de Francia va el romero, con las manos flacas asidas del bordón, luciendo la esclavina santificada por hermosas conchas cosidas al cuero, y la calabaza que sólo carga agua de arroyos. Empieza a colgarle la barba entre las alas caídas del sombrero peregrino, y ya se le desfleca la estameña del hábito sobre la piadosa miseria de sandalias que pisaron el suelo de París sin hollar baldosas de taberna, ni apartarse de la recta vía de Santiago, como no fuera para admirar de lejos la santa casa de los monjes clunicenses. (El Camino de Santiago, Alejo de Carpentier)

     Flaco favor me hago compartiendo de entrada este fragmento excelso, cuidado, sobre El Camino de Santiago escrito a principios del siglo XX por Alejo de Carpentier. Posiblemente sea una de las descripciones más hermosas que he leído sobre el trasiego del Romero hacia la ciudad del Apóstol.

    Dicho lo cual, me apetece compartir una especie de diario que escribí hace bastantes años durante una de mis entonces habituales andanzas a lo largo del Camino.

     El Camino es andar

    Buen camino. Y gracias a tantas buenas gentes, admirables, y amistades inolvidables que he encontrado a lo largo de sus kilómetros.

DSC_0777

Mis botas en un bar junto a la catedral de León, gracias a Víctor Nuño